Skip to content

Tiempo

April 12, 2009

img_0762El tiempo nos define.  La prisa que tiene, lo lento que va o simplemente la manera en que nos pasa.  Aquí no llevo reloj, no tengo nada que me mide cada segundo de cada minuto  y me he dado cuenta de las abundantes maneras de medir tiempo.  Cada una tiene su distinta forma de presentarte el mundo.  Al principio era como si hubieran demasiados mundos, y me agobiaban pero estos días creo que veo, con más profundidad, el mundo en el que vivo.

Hay detalles que parecen que no les importa el tiempo, que no les interesa medir las huellas que nos deja el tiempo.  Rodeando el pequeño lago al sur de la casa hay varias piedras, como la que sacamos de la huerta hace dos semanas.  Medir tiempo es medir cambios y estos días mi único instrumento para medir son mis ojos y mi conciencia.  Siendo un geólogo, orgulloso de su ciencia, sé que las piedras se deshacen y el tiempo depende de la escala en la que lo mides.  Pero para un pobre ser humano buscando relojes, la discordancia entre el tiempo geológico y el mío es demasiado.

Cada vez que bajo al invernadero paso una piedra bastante grande.  La nieve la tapa, la lluvia la moja, y el sol la seca pero la piedra en sí no cambia, por lo que veo.  Sin embargo, cada vez que le paso estoy consciente científicamente de la erosión que sufre cada día, sé que cambia pero no veo los cambios.  Para ver los, tendría que estar aquí mucho tiempo, y hoy marca solamente dos semanas enteras viviendo en esta granja.

Quizá sea mi juventud, mi prisa inherente al respeto a la vida, quizá sea la primavera cuando siempre estamos pendientes, deseando los cambios que marca la llegada, siempre demasiado lento, de la estación de vida, o quizá sea la soledad de descubrir tantos puntos de vista, pero busco relojes que miden un tiempo más visible.

Siendo también un ser vivo, tiendo a fijarme más en algo vivo.  Y el mundo de una granja está lleno de vida.  Está siempre cambiando, creciendo, naciendo, muriendo.  Somos todos animales que necesitan pienso, agua, y a veces compañía.  Pero nuestros cambios diarios no están siempre evidentes, hay que prestar atención a los detalles que marcan el ritmo de vida, el ritmo del tiempo.

img_0741_2Tenemos seis vacas embarazadas.  Muchas de ellas llevan casi nueve meses y están a punto de dar la luz.  Pero en las vacas no se nota mucho cuando una está embarazada.  El cuerpo se oculta bien que hay un bebe adentro y solo en los últimos días se nota que la tripa y las tetas empiezan a engordar.  Últimamente Tony me ha estado enseñando esos señal, y cada día hay una vaca que empieza a mostrar que está preparando dar la luz.

img_0771Jóvenes siempre tienen prisa, pero es una prisa relativa.  Cuando llegaron dos cientos pollos en dos cajas pequeñas parecieron tan frágiles, tan dependientes que cada minuto de su existencia pareció un milagro de vida.  Los miré esperando un cambio cada segundo, pero claro no crecen tan rápido.  Ha pasado cinco días y los miro de otra manera, y me parece increíble que ya tienen plumas, pueden gritar con más fuerza y no tienen tanto miedo de cada ruido del mundo.

img_0669Cada día estamos cultivando vida de semillas, con sólo tiempo y cariño de repente hay dos hojas pequeñas fotosíntetizando vida.  Pero este reloj es algo curioso, si lo miras bien parece que no funciona, como si no midiera segundos, pero dentro de unas meras horas vuelves y las hojas han crecido o unas semillas han brotando.  Enseña una forma de paciencia, no del tipo que aprendes cuando tu madre te dice que no puedes abrir el regalo del abuelo hasta el día de tu cumpleaños, sino es una forma de ver lo que te rodea.

Supongo que de una manera estoy decribiendo el sentimiento que tienes cuando sales de la cuidad, cuando cambias el ritmo de vida.  Pero es algo más filosofico para mi, algo más mental.  Soy una persona de hábito, porque nunca he medido el tiempo con los cambios de mi ambiente.  Aquí, sin embargo, es lo que define cada momento.

Advertisements
3 Comments leave one →
  1. April 13, 2009 6:48 pm

    Muchas gracias por este texto en español.

    Ya sabes que compartimos muchos puntos de vista respecto a este tema del tiempo; me gusta que pienses en él allí en tu granja.

    Siempre tendré la duda sobre si estudiamos Geología por nuestra obsesión con el tiempo o si nuestra obsesión por el tiempo viene de estudiar Geología. En cualquier caso, no es sólo un sentimiento asociado a “salir de la ciudad” e integrarse en la vida del campo, por esta ciudad que tan bien conoces seguimos, como tú, pensando continuamente en el tiempo, como expresión de los cambios en el exterior, (ya han salido las flores, ya hace más calor, ya tenemos los exámenes más cerca…) y como resultado del (inagotable) pensamiento de nuestro interior.

    ¡Ánimo con tu sueño!, por aquí esperamos todos volver a verte pronto.

    Susu.

    P.D.: Muchos recuerdos de tus familiares, vecinos y “choriceros” de Asturias.

  2. Marta permalink
    May 4, 2009 8:37 pm

    Hola! Nate!

    Qué bonitas palabras,,en español!!
    qué linda visión de la vida….esa percepción del tiempo, de tu tiempo, de tu vida diaria, de esa forma de vida…tan diferente y tan real y viva!

    esa paciencia que nos enseñan las semillitas al germinar ..linda manera……esas vacas a punto de dar a luz… esos pollos que cadadia pierden el miedo al mundo…..

    ……me gustaría estar allí
    disfruta, vive! respira…
    un abrazo**

  3. November 22, 2011 11:29 am

    This might be this blogs greatest piece of writing I have read!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: